Varices

Las varices son venas enfermas que no están cumpliendo su función, permiten que la sangre circule a contracorriente y eso no nos beneficia.

Cuando se extirpan o se inutilizan no se afecta la circulación de los tejidos internos de las piernas, tan sólo la de un porcentaje de la que circula por la misma piel. Las venas en la piel son como una red en la que siempre existe otra salida en el siguiente cruce, por donde la sangre podrá encontrar salida. Por eso el organismo lo compensa siempre sin dificultad desarrollando otros caminos paralelos. Pero si la perdida de venas es abundante y permanente, las venas paralelas podrían crecer en exceso y facilitar en el futuro la aparición de nuevas varices.

Nuestro sistema de tratamiento es una combinación de productos inyectables que incluye vitaminas y nutrientes, al que denominamos “Blastoestimulación”. Produce una irritación de la variz que consigue su desaparición tras el proceso de cicatrización de la reacción inflamatoria que le provocamos. La vena se encoge, su pared se endurece y no podrá volver a dilatarse, pero la reacción no es excesiva, por lo que habitualmente permite a medio plazo la recanalización de la vena, evitando así la sobrecarga de las venas paralelas y la facilidad para que aparezcan más varices pronto.

Nuestros tratamientos

En una primera consulta informativa gratuita valoramos su caso, confirmamos el diagnóstico, planificamos el tratamiento y se lo presupuestamos a “precio cerrado” para evitar sorpresas finales.

Nuestra completa seguridad en nuestros tratamientos nos permite ofrecer a nuestros pacientes una garantía sobre el resultado. Aseguramos la rentabilidad de una inversión que, aunque no la cubren compañías aseguradoras ni Seguridad Social, ampliando el tratamiento tanto como sea necesario sin incrementos en el precio.