Algunos beneficios de los implantes dentales

En los últimos años, los implantes dentales están relegando al resto de técnicas con las que los odontólogos se enfrentan al problema de la pérdida dental. Es más, en la actualidad está científicamente demostrado que un implante dental resulta la opción más ventajosa para la salud de los pacientes que se enfrentan a este problema. Además, también suponen una mejora clara de la calidad de vida, pues mejoran, tanto las molestias, como la inseguridad asociada a otras soluciones que reportan muchos pacientes.

Mejoras para la salud

Los huesos normalmente rodean la raíz del diente se ven atrofiados ante la falta de piezas. Este hecho conlleva la progresiva pérdida de tejido óseo, lo cual puede suponer el cambio de la forma del rostro y la mandíbula. Con técnicas antiguas como dentaduras o prótesis, esto supone cambios estéticos que afectan al paciente y que dañan su calidad de vida y bienestar. Los implantes dentales suponen un gran progreso, pues se fijan al tejido óseo e impiden su atrofia progresiva, pues favorecen la renovación progresiva del hueso.

Además, el implante queda fijado de forma permanente y firme en la cavidad bucal. Este hecho también supone un gran avance, pues elimina el proceso de retirada y colocación diaria que tienen técnicas como las prótesis tipo dentadura.

Más higiénicos

Dado que el paciente que haga uso de prótesis como las dentaduras debe mantener dos procesos de higienización paralelos – el cuidado de las piezas dentales y el mantenimiento de la prótesis-, los implantes suponen una verdadera revolución en este punto, ya que su mantenimiento es el mismo que requieren nuestros dientes naturales.

Además, así como las dentaduras, postizos y prótesis deben mantenerse al menos 8 horas al día fuera de la cavidad bucal, se elimina el tedioso proceso diario de fijación y quita de la misma, pues los implantes permanecen de forma fija y sin molestias en nuestra boca.

Confort y confianza

Las molestias asociadas a las dentaduras van desde el miedo a hablar en público, hasta el problema de la masticación y los alimentos duros, como una simple fruta o pan. La sujeción de los implantes es total, segura y duradera y una vez terminado el tratamiento no suponen molestos dolores de encías asociados a las prótesis. Los problemas de inflamación de las encías, los pegamentos o almohadillas quedan eliminados.

Duración y fiabilidad

La técnica no es nueva y ha sido testada en infinidad de pacientes y diferentes países. Esto supone que están más que corroborados sus efectos beneficiosos y minimizados los problemas asociados o secundarios derivados de la misma. Es decir, los resultados satisfactorios son la norma cuando un paciente se somete a la implantación de piezas dentales, y no tendrá que preocuparse por molestias una vez concluido el tratamiento.

Belleza y estética

Un implante bien colocado es prácticamente idénticos a los dientes naturales. Los odontólogos profesionales realizan un estudio exclusivo de cada paciente, sus piezas dentales, su tonalidad, forma, etc. El resultado final es una semejanza asombrosa con el resto de sus piezas, obteniendo una dentadura duradera. La mayoría de pacientes llegan a olvidar que perdieron una pieza y la adaptación de las nuevas al resto de sus dientes se realiza de forma automática y sencilla.

Técnicas y beneficios asociados

Además de los implantes dentales, las clínicas de odontología ofrecen en la actualidad multitud de técnicas que pueden llevarle un paso más allá en su salud y estética dental. Al decidirse por el implante dental, el paciente es sometido a limpiezas y revisiones periódicas de su boca, lo que significa una mejora a corto plazo de la salud dental. No en vano, muchos estudios han demostrado cómo algunos problemas de encías juegan un papel importante en la aparición de enfermedades tan complejas como el Alzheimer o algunos tipos de cáncer. Asimismo, en la actualidad existen técnicas de blanqueamiento dental con precios asequibles, que mejorarán la apariencia de su dentadura. Es interesante someterse a este tipo de tratamientos antes de someterse a la implantología, pues mejorará el resultado final.