Alimentos nocivos para nuestra salud bucodental

Que la salud de todo el cuerpo pasa por el estómago es una de las frases más conocidas entre los expertos en salud, pero lo que no todo el mundo sabe es que la salud de nuestra boca también está relacionada muy íntimamente con nuestra alimentación. Y es que la mayoría de dentistas están de acuerdo en que nuestra dieta es el factor más importante a la hora de tener o no una buena salud en nuestra boca y dientes. Aquello que comemos siempre pasa primero por nuestras bocas y si resulta pernicioso para la salud, será ella, la boca, la encargada de darnos la voz de alarma y hacernos saber que nuestra dieta es inadecuada.

Hoy, desde Clínica Mejórate, les proponemos una pequeña lista de alimentos nocivos para nuestra salud bucodental. Esta lista no supone que estos alimentos deban proscribirse de una dieta saludable, pero sí, al menos, tener cuidado especial con nuestra boca, cuando su ingesta sea cotidiana y continua.

Productos extremadamente azucarados

Las clásicas golosinas y algunas bebidas son como terrones de azúcar en envases y formatos diferentes. El principal problema es que las bacterias responsables de la caries y la gingivitis se alimentan y proliferan de forma alarmante en presencia de azúcares y almidones. Si queremos evitar el deterioro de los dientes y problemas de sensibilidad, caries o encías, entonces la mejor opción es tener en cuenta de qué está compuesto aquello que comemos.

Bebidas carbonatadas

Las bebidas carbonatadas contribuyen al desgaste de los dientes, más aún si nos cepillamos los dientes tras la ingesta de una de estas bebidas. La razón es que incluso las bebidas libres de azúcar poseen gases carbónicos que debilitan la dentina. Si tras ingerirlas procedemos a cepillarlos, podemos estar acabando con nuestro esmalte y debilitándolos de forma considerable. Lo mejor en estos casos es esperar al menos 1 hora tras haber tomado una de estas bebidas, de este modo nuestros dientes estarán a salvo.

Vino, Café, té

Existen alimentos que pueden manchar la coloración de nuestras piezas dentales, si nuestro consumo es abusivo o si se acompañan de una mala higiene bucodental. Si no queremos tener que someternos a un blanqueamiento dental o simplemente perder el brillo y color para siempre, debemos mantener a raya el abuso de estos alimentos y sustancias.

Pasas, orejones y fruta seca

Como ya comentábamos acerca de los productos muy azucarados, este tipo de frutas secas son como golosinas naturales. Sin embargo, el hecho de proceder directamente de la naturaleza no los libra de posibles efectos negativos en nuestra salud bucodental. El principal problema que presentan, además, es la viscosidad y el hecho que tras su ingesta queden restos alojados en los intersticios dentales. Este fenómeno propicia la proliferación de bacterias, que puede derivar en la formación de placa bacteriana y, con mucha probabilidad, caries.

Patatas fritas, curry o pan blanco

Estos alimentos pueden presentar problemas asociados a fenómenos como el almidón, que funciona también como alimento de las bacterias y que se encuentra en grandes cantidades en productos como las patatas o el pan de molde. También el curry puede ser un poderoso tinte para nuestros dientes, que los convierta en poco tiempo en amarillos. El causante de este problema es la cúrcuma, una especia de la India que se encuentra en esta mezcla de especias y que mancha los dientes con mucha facilidad.