Ano Sano en Clinica Mejórate

Ano Sano en Clinica Mejórate

Ano sano en Clínica Mejórate

El ano es una parte poco elegante de la anatomía que siempre procuramos ocultar. Para castigar nuestro rechazo, a menudo se empeña en llamar nuestra atención desarrollando enfermedades que, aunque no son graves, llegan a ser extremadamente molestas y nos pueden amargar la vida.

Pero todo el mundo sabe que, si estas enfermedades son dolorosas, aún puede serlo más la cirugía que tradicionalmente se nos propone para su tratamiento. Además tiene el riesgo de que puedan producirse complicaciones y secuelas. Por eso vamos retrasando el asunto hasta que no aguantamos más. Sin embargo, cuando nos decidimos queremos una solución rápida y eficaz, pero entonces nos encontramos con que hay que hacer la cola y la espera se convierte  en una tortura eternamente larga atrapados entre el sufrimiento de la enfermedad y el miedo al quirófano.

¿Hay otra solución?

Desde hace mucho tiempo han ido apareciendo  tratamientos alternativos a la cirugía para enfermedades como las hemorroides y las fisuras, que son las más comunes del ano. Algunos de ellos han sido modas pasajeras, pero otros han conseguido demostrar su eficacia y mejorarla con el paso del tiempo. Hoy día estamos en condiciones de ofrecer una solución eficaz, sin cirugía, sin ingreso, sin dolor, sin baja laboral y asequible, para la mayoría de los pacientes que las sufren.

 

HEMORROIDES:

Para quitarse unas hemorroides ya no es necesario operarse ni soportar una tortura en la convalecencia. Los nuevos métodos de tratamiento consiguen resultados brillantes. Este gran avance se debe a un gran cambio de estrategia: Si las eliminamos poco a poco, en vez de todas de un golpe, se pueden quitar sin cirugía, sin anestesia y sin tener que guardar reposo ni sufrir complicaciones. Haciéndolo así, el tratamiento se puede ir aplicando en la consulta a lo largo de las sesiones que sean necesarias, sin que haya que ingresar en hospitales.

Los métodos que han demostrado ser eficaces para quitarlas “poco a poco” son los conocidos como Banda Elástica, Esclerosis y Electro-fulguración. Administrándolos correctamente, se consigue un control completo, incluso en casos bastante avanzados. El tratamiento ha de ser prolongado con un periodo suficientemente largo de revisiones, hasta estar seguros de que la respuesta será permanente.

 

FISURAS:

El dolor de la fisura puede ser controlado desde la primera sesión de tratamiento en la consulta con el método de infiltración con agentes neuromoduladores. En todo el mundo se maneja varias clases de fármacos que consiguen ese efecto y cada Escuela de Medicina tiene su predilección y sus costumbres. Quizás el más conocido en nuestro entorno sea la Toxina Botulínica (Bottox)  pero no es el más eficaz, pues su efecto es pasajero y puede llegar a producir complicaciones graves como la intoxicación botulínica o incómodas como la incontinencia pasajera. En otras zonas del mundo, se consigue mejores resultados manejando otros productos como el Lauromacrogol, que provoca una atenuación de la inervación amielínica del ano, y que es lo que nosotros utilizamos en nuestros tratamientos por su gran eficacia, su efecto permanente y porque es inocuo para la salud.

El resultado es espectacular, pues se consigue resolver de forma inmediata el infierno del dolor anal crónico desde la primera sesión de tratamiento en la consulta. Para que el efecto sea completo y permanente, debe repetirse entre 3 a 5 ocasiones a lo largo de 3 meses, siempre de forma ambulatoria y sin que sea necesario interrumpir la actividad normal.

La eficacia de este tratamiento es similar a la de la cirugía, pero sin sus inconvenientes y sin el riesgo de provocar incontinencia. Sea cual sea el tratamiento, es conveniente eliminar otros factores irritantes que podrían favorecer su reaparición a largo plazo. De todos ellos, el peor es la ansiedad que nos provocan los disgustos o desgracias que nos trae la vida, pero en ese terreno el médico no puede hacer nada más que prescribir sedantes. Lo que nosotros aportamos es el completar el tratamiento de la fisura eliminando también las hemorroides internas para evitar que su efecto irritante enturbie la sensación de alivio que se obtiene con el tratamiento y, al crecer, terminen provocando de nuevo enfermedad en el ano. 

 

OTRAS:

Hay enfermedades como las fístulas, fibromas, pólipos, condilomas, etc. que no disponen de un tratamiento eficaz sin cirugía. Nuestro equipo médico está dirigido por un cirujano especialista titulado, con una amplia experiencia en este terreno que le permite tratar muchos de estos casos  mediante actuaciones ambulatorias en consulta, evitando pérdidas de tiempo, dolor y gastos.

Nuestros tratamientos

En una primera consulta informativa gratuita valoramos su caso, confirmamos el diagnóstico, planificamos el tratamiento y se lo presupuestamos a “precio cerrado” para evitar sorpresas finales.

Nuestra completa seguridad en nuestros tratamientos nos permite ofrecer a nuestros pacientes una garantía sobre el resultado. Aseguramos la rentabilidad de una inversión que, aunque no la cubren compañías aseguradoras ni Seguridad Social, ampliando el tratamiento tanto como sea necesario sin incrementos en el precio.

Desgraciadamente, la medicina no es matemática y cada paciente evoluciona de una forma diferente, así que frecuentemente es necesario repetir las sesiones de tratamiento incluidas gratuitamente durante el periodo de seguimiento de un año que se contrata con nuestro tratamiento. Así nos aseguramos de que el resultado está completo y mereció la pena, porque la enfermedad no volverá.