Dolor de pies y elección del calzado

Dolor de pies y elección del calzado

El dolor de pies se encuentra, junto al de espalda, entre los más comunes entre hombres y mujeres, sobre todo en edades avanzadas. Las molestias en esta zona del cuerpo pueden aparecer en diferentes puntos, en ambos pies o en una zona localizada; sin embargo, el resultado suele ser el mismo: menor movilidad, sedentarismo y la aparición de otros dolores derivados de esta situación.

El cuidado de los pies es clave para el bienestar presente y futuro, por ello es recomendable realizar  una visita al podólogo al menor síntoma o molestia: callos, juanetes, mala circulación e incluso problemas más graves, como gota o fascitis plantar. Por su parte, la fisioterapia también puede poner a al servicio de este tipo de pacientes diferentes terapias y técnicas capaces de mejorar su situación. No en vano, multitud de expertos aseguran que un acercamiento holístico – es decir, atendiendo varios aspectos al mismo tiempo- resulta más apropiado combatiendo ciertos problemas, como por ejemplo la aparición de varices o mala circulación. A menudo, no prestar atención a este tipo de problemas suele derivar en molestias en los pies, que pueden llegar a impedir caminar.

En Clínica Mejórate –tu clínica de confianza en Torrevieja y Montesinos-, ofrecemos un enfoque multidisciplinar, capaz de afrontar un problema empleando de forma simultánea diferentes técnicas. Estamos especializados en el tratamiento de varices y problemas vasculares, contando además con expertos en podología y fisioterapia.

Algunos problemas de pies

Entre los problemas de pies más comunes encontramos algunos producidos, en ocasiones, por un calzado inapropiado, como son los juanetes y los callos. Lo cierto es que la elección de zapatos cómodos y bien ajustados a nuestros pies puede ahorrarnos numerosos problemas en los pies a la larga.

Algunos de los consejos clásicos acerca de la elección de calzado apropiado tienen que ver con el tamaño y forma de nuestro pie. A menudo tendemos a creer que conociendo el número de nuestra talla es más que suficiente para adquirir unos zapatos. El auge de la compra online no tiene en cuenta que nuestros pies son una importante y delicada parte de nuestro cuerpo; muchos jóvenes compran los zapatos basándose en la talla de su último par, sin atender al hecho de que la horma varía en función de país y la empresa que confecciona el modelo. De este modo, es posible adquirir unos zapatos que no tengan en cuenta las variaciones del volumen de nuestros pies en estado de reposo y después de un día de trabajo.

Asimismo, es fundamental probar los zapatos con los calcetines que utilizaremos una vez adquiridos estos. Medir nuestra horma puede ser una buena opción, ya que nos ayudará a conocer las medidas exactas. También es clave conocer los diferentes tallajes dependiendo del país, ya que en ocasiones es distinto entre países, cambiando incluso el sistema de medición.

Otro consejo clásico tiene que ver con la frecuencia y el uso de cada par de zapatos. El calzado debe parecerse a la ropa: no utilizamos la misma para asistir a una reunión de trabajo, que para salir al campo o estar en casa. Del mismo modo, cada tipo de calzado tiene un uso específico que debemos respetar. Cambiar con regularidad de zapatos es uno de los mejores consejos a la hora de evitar multitud de problemas en los pies.