Embarazo y dolor de espalda: ¿qué hacer?

Embarazo y dolor de espalda: ¿qué hacer?

Durante el embarazo son muchos los cambios de todo tipo que vive nuestro cuerpo,  tanto hormonales, como físicos y morfológicos. La idea es que este período nos sea lo más placentero posible para poder disfrutar de nuestra maternidad desde el principio, intentando no pensar en el dolor físico como en una parte indispensable del proceso, ya que no tiene por qué ser así. En Clínica Mejórate –tu centro de referencia para el bienestar en Torrevieja y Montesinos- estamos comprometidos con tu salud y por eso te ofrecemos algunos  interesantes consejos para eliminar esas molestias de espalda que a veces surgen durante los meses de gestación.

A menudo aparecen dolores en diferentes zonas del cuerpo de la mujer durante el embarazo. Los casos más comunes refieren dolor en la parte trasera de la pelvis, así como en la zona lumbar, que incluso se extiende por los glúteos y piernas. Además, también es frecuente encontrar pacientes que padecen molestias en la cintura, tanto al sentarse como al acostarse. Este tipo de malestares tienen su causa en el cambio de la fisionomía y el peso, que alteran el equilibrio del aparato locomotor. La cinésica habitual de nuestro cuerpo debe adaptarse a los cambios y este hecho produce con asiduidad dolores.

Algunos consejos:

Mantenerse activa tiene premio

Disciplinas como el yoga o el Pilates son interesantes durante el embarazo, ya que mantendrán nuestro cuerpo preparado para los cambios, mejor adaptado y con más fuerza. Es importante ponernos en manos de verdaderos profesionales, pero este tipo de actividades no sólo ayuda a nuestro cuerpo, sino que habitualmente mejoran los índices de estrés, logrando además que nos encontremos más relajadas y seguras.

Ponte en manos de profesionales

El seguimiento profesional durante este período debe ir más allá de las visitas regulares a nuestro médico de cabecera. En anteriores entradas del blog de Clínica Mejórate tratamos acerca de cómo el cuidado dental es crucial durante la gestación, ya que la salud bucodental suele resentirse en el embarazo. Del mismo modo, nuestra espalda y nuestro cuerpo también padecen ciertos cambios, por lo que visitar a un fisioterapeuta durante el proceso es un consejo útil, práctico y bueno.

La postura es importante, también durante el sueño

Pasamos unas ocho horas diarias en la cama. Nuestra postura durante el sueño es clave, así como el colchón que utilizamos. Es interesante tratar de dormir de lado, ya que nuestras lumbares se ven sometidas a un menor esfuerzo. Por otra parte, también es clave realizar pequeños ejercicios con nuestras piernas, tanto al acostarnos como al levantarnos, a modo de calentamiento y para mejorar nuestra circulación en las piernas.

Piscina o baño

Si disponemos de una piscina, la suspensión de nuestro cuerpo en el agua puede suponer una experiencia más que placentera. No en vano, es cada día más común encontrar clases de aquafitness para embarazadas en numerosas piscinas. Si lo nuestro no es el fitness y no nos sentimos cómodas con el bañador, un baño reparador al menos una vez a la semana puede sernos también de ayuda.

Conciencia del propio cuerpo

Es importante que cambiemos la mentalidad con respecto a nuestro propio cuerpo. Antes de realizar un ejercicio o tarea debemos evaluar mentalmente hasta qué punto puede nuestro cuerpo soportar el esfuerzo. No quiere esto decir que nos vayamos a romper, como todo el mundo parece pensar, pero sí es importante adaptarnos de manera rápida a los rápidos cambios de nuestro cuerpo, reevaluando nuestra capacidad física y siendo sinceras con nosotras mismas acerca de cuáles son nuestros límites. Es mejor prevenir que curar; una contractura o lumbalgia puede convertir las últimas semanas de embarazo en una pesadilla. Deja que te ayuden.