Fisuras y fistulas de las hemorroides ¿En qué se diferencia?

Fisuras y fistulas de las hemorroides ¿En qué se diferencia?

La zona perianal, puede verse afectada por diversas enfermedades, algunas más complejas que otras. Unas de las más frecuentes son las fisuras y las fistulas anales, estas pueden presentar en diversos niveles de gravedad.

Algunas personas suelen confundir ambas afecciones, pero, son enfermedades muy diferentes. En general, estas afecciones se padecen en silencio, porque no todos se sienten cómodos al hablar de enfermedades que afectan sus genitales o zonas adyacentes.

Pero, debes saber que ante estas afecciones, necesitas ayuda de un especialistas, hoy nos enfocaremos en mostrarte la diferencia entre ambas afecciones.

Diferencias entre fisuras y fistulas anales

  • Como fisura anal, se conoce a una enfermedad que produce una herida en el canal anal. Por su parte, una fistula anal se produce por una infección, se trata de una especie de canal enrojecido e inflamado que se produce en la parte de debajo de la piel que rodea el ano.
  • El principal síntoma de una fisura anal es dolor intenso al ir al baño, la fistula anal por su parte, se manifiesta con dolor  en ocasiones con manchas que pueden ser de pus.
  • Las causas de las fisuras y fistulas anales también ayudan a diferenciarlos, la primera se produce debido a problemas de estreñimiento o diarrea, que generan una erosión en el área del canal anal. Mientras que la causa de la fistula anal, siempre es una infección.
  • En cuanto al tratamiento, la fisura anal en el 90% de los casos puede curarse con una dieta equilibrada, tratamientos tópicos, y otra serie de recomendaciones médicas. Para el tratamiento de las fistulas anales, la cirugía siempre es la alternativa más viable.

Tipos de fistulas anales

  • Congénitas: se trata de las fistulas que acompañan a la persona desde su nacimiento.
  • Adquiridas, estas son las más comunes, y pueden originarse por diversas razones; cáncer, infecciones, enfermedades intestinales inflamatorias, cuerpos extraños, entre otros.

De acuerdo a la ubicación, las fistulas se pueden clasificar en:

  • Anales o perianales; este tipo de fistulas se forman cuando se conecta el canal anal con la piel que se encuentra cerca del ano. Suelen aparecer tras un absceso.
  • Enterovesical, este tipo de fistula se ubican desde el intestino hasta la vejiga, son más comunes en mujeres.
  • Fistula rectovaginal, estas fistulas hacen su recorrido desde el intestino hasta la vagina, la principal causa es una lesión producida durante el parto.
  • Enterocutánea, se desplaza desde el intestino, hasta la piel, suele aparecer en zonas abdominales.

Ante cualquier síntoma de fistula o fisura anal, es fundamental que acudas a un especialista. Ya conoces las diferencias entre una fisura y una fistula anal, una vez que las reconozcas, no olvides tomar las medidas preventivas.