La importancia de la higiene dental

Una buena higiene bucodental repercute en la salud de todo nuestro cuerpo. Diferentes estudios han confirmado que la salud de nuestra boca conlleva interesantes efectos benéficos sobre el resto de nuestro cuerpo.

El pasado año, una universidad americana demostró que curar los problemas de encías derivados de una mala higiene, reducía los síntomas de la inflamación de la próstata, responsable del cáncer de próstata. Además, tres de los problemas más bucodentales más comunes son al mismo tiempo tres de los problemas de salud más comunes. La caries, la gingivitis y en menor medida la halitosis.

La caries solo es superada por el resfriado común en incidencia sobre la población. Haciendo su primera aparición durante la infancia y adolescencia, la caries puede aparecer en cualquier período. La principal causa de la caries es una mala higiene bucodental. Las bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal son capaces de convertir los carbohidratos en ácidos, que pueden erosionar el esmalte dental.

En ocasiones, la limpieza dental corriente no es capaz de llegar a algunas zonas, debido, por ejemplo, a huecos o lugares de difícil acceso para dentífricos y colutorios. Por estas razones, es necesario visitar a nuestro odontólogo al menos una vez al año, a fin de realizar una limpieza profesional. Esta periodicidad debe aumentar durante las etapas de la vida en las que son más frecuentes las caries, es decir, la infancia y la adolescencia.

La gingivitis es también un problema que suele derivarse de una mala higiene. La principal causa es la placa bacteriana y el sarro, que se acumulan y que acaban derivando en una infección por bacterias y toxinas. Cuando éstas inflaman nuestra boca, pueden producir el consabido sangrado, así como aftas y otros problemas.

Existen otros factores asociados a este problema como son las infecciones, algunas píldoras anticonceptivas o el uso de medicamentos.

Pero si se padece este problema no hay de qué preocuparse. Para paliar los problemas asociados a la gingivitis, basta con realizar una limpieza profesional a fondo de nuestra boca. Realizada por profesionales, eliminan los depósitos de sarro y placa de lugares inaccesibles para el paciente. De este modo y con algunos cuidados adicionales en la higiene bucodental, el paciente suele mejorar de forma rápida, la mayoría en tan solo 2 semanas.

Otro de los grandes problemas asociados a una mala higiene bucal es la halitosis. Aunque no siempre es así, ya que existen multitud de factores que pueden incidir en la aparición de este problema como una gastritis, infecciones o alimentos ingeridos, es cierto que muchas personas sufren este problema por acumulación de bacterias y placa en la cavidad oral. Una visita al dentista y una limpieza profesional pueden reducir de manera efectiva este problema, mejorando la salud del paciente y su calidad de vida.

Entre los consejos más comunes para evitar problemas de este tipo encontramos el clásico cepillado diario después de cada comida, pero también podemos mejorar mucho nuestra salud, añadiendo a esta rutina un colutorio que permita higienizar zonas a las que el cepillado no llega. De manera similar ocurre con el uso de seda dental, que podemos utilizar en los intersticios, con el fin de lograr llegar a todos los rincones de nuestra boca.

En Clínica Mejórate existe una oferta interesante a este respecto. Por tan solo 50 euros dos pacientes pueden beneficiarse de un examen bucodental completo y una limpieza profesional. Es decir, dos por el precio de uno. Una oferta interesante para parejas o familiares.