La Osteopatía visceral, ¿Cómo funciona?

La Osteopatía visceral, ¿Cómo funciona?

Hoy, desde Clínica Mejórate, queremos hablarte de la osteopatía visceral y cómo ésta ayuda, no sólo a que los pacientes recuperen la salud y el bienestar, sino también a los fisioterapeutas que se acercan a un conocimiento más profundo de cómo el cuerpo de un paciente determinado reacciona a cada momento en la vida.

La osteopatía, a diferencia de las ciencias clásicas de la salud, considera que nuestras dolencias deben ser encaradas desde un punto de vista holístico, es decir, entendiendo el cuerpo como un conjunto de sistemas relacionados entre sí, de modo que lo que ocurre en uno, puede afectar a otros.

Esto es algo que los fisioterapeutas conocen muy bien: por ejemplo, un dolor agudo en la pierna puede significar un problema lumbar, concretamente una hernia discal; del mismo modo que una rectificación cervical puede conllevar contracturas y problemas en otros puntos de la espalda muy alejados, y que son fruto de en un intento del cuerpo por compensar un problema que realmente está en nuestro cuello.

De la misma forma ocurre con problemas relacionados con nuestros órganos: hígado, páncreas, estómago, pulmones o intestinos, que pueden presentar tensiones no reconocidas y que actúen como causantes de dolores al paciente en grupos musculares que aparentemente nada tienen que ver con estas zonas del cuerpo.

Siguiendo esta filosofía, el trabajo del profesional de la osteopatía visceral consiste en reconocer y tratar estos desajustes y problemas ocultos.

Además, sabemos que cada persona tiende a acumular la tensión en diferentes puntos del cuerpo. Existen personas que tienen al estreñimiento durante periodos de estrés; mientras que otras padecen de acidez. Como los órganos están unidos a nuestro sistema musculo-esquelético por distintos ligamentos, pueden surgir problemas relacionados con las fascias, que son el tejido conectivo que “sostiene” nuestros órganos.

Es bien conocida la multitud de problemas que se derivan para las mujeres de una mala tonicidad –por exceso o defecto- del suelo pélvico y cómo éste incide en otros aspectos de nuestra vida diaria que parecen alejados de un mero problema de este tipo. De la misma forma, existen una serie de dolores de espalda, piernas, etc. que están relacionados con aparatos como el digestivo.

La osteopatía visceral manipula mediante técnicas especializadas los órganos, analizando su movilidad, rigidez, etc. y tratando de prospectar acerca de su funcionamiento, estimulando que cada órgano trabaje por el bienestar global del paciente.

Para llevar a cabo este nuevo enfoque integrador que sorprende a muchos pacientes, el osteópata visceral debe conocer a fondo las uniones estructurales que existen entre las vísceras y los ligamentos o uniones fasciales, además de posibles problemas relacionados con malas posturas, operaciones quirúrgicas o lesiones.

Los osteópatas viscerales basan la práctica de su disciplina en el tacto y la fuerza manual, tratando de fomentar una mejor movilidad de éstas y detectando posibles ‘contracturas’ o merma en la movilidad.

Además de esta disciplina, también podemos encontrar a osteópatas especializados en la osteopatía craneal, que se centraría en los problemas relacionados con la mandíbula, cuello, cabeza, etc y pueden ayudar a los pacientes a recuperar el bienestar en casos de vértigos, dolores mandibulares o de cabeza continuados.

En Clínica Mejórate ofrecemos a nuestros pacientes ambos tratamientos, siendo pioneros en nuestra región en este tipo de técnicas, cada día más populares.