Las encías en la vida de las mujeres

Las encías en la vida de las mujeres

La salud de las encías está sometida a diferentes altibajos durante la vida de las mujeres. Una de las principales causas de estos problemas son los diferentes cambios hormonales, capaces de producir inflamación de éstas y sangrado, aumentando el riesgo de acabar padeciendo diferentes enfermedades.

Para impedir que esto ocurre es indispensable conocer bien cuáles son los momentos de la vida susceptibles de cambios en nuestra boca. Para ello es importante visitar de forma habitual la consulta de nuestro odontólogo, de manera que éste pueda asesorarnos acerca de cuáles son los mejores mecanismos para prevenir de forma precisa posibles problemas.

Adolescencia

Durante la adolescencia se producen diferentes cambios en el cuerpo de las mujeres y toda una revolución hormonal que afecta a la mayor parte de nuestro cuerpo. Una de esas partes, a veces olvidada, es nuestra boca. Se conoce como gingivitis puberal a aquella afección de las encías que afecta a los jóvenes y que está íntimamente relacionada con una mayor cantidad de progesterona y estrógenos en sangre.

Las diferentes hormonas producen un aumento de la circulación de la sangre en las encías en torno a los 12 años de edad. Cuando éste se produce, las encías reaccionan a la acción de las bacterias de forma desproporcionada, produciendo en ocasiones el sangrado.

Embarazo

Como ya hemos tratado en este blog, durante el embarazo se producen asimismo multitud de cambios en el cuerpo de la mujer. A nivel hormonal se producen cambios muy drásticos, lo que repercute en la salud de nuestros dientes y encías. Para conocer de primera mano todos los cambios y prevenciones a tener en cuenta, puedes visitar la entrada del blog de Clínica Mejórate acerca del cuidado dental durante el embarazo, o ponerte en contacto con tu odontólogo.

La menopausia

Pero si hay una etapa clave para nuestra salud bucodental, ésta es la menopausia, en la que tanto los niveles de estrógenos, progesterona y calcio disminuyen. Es entonces cuando se producen mayor cantidad de cambios en nuestra boca, algunos de los cuales incluyen una menor secreción de saliva, así como alteraciones de las bacterias que habitan nuestra boca.

En este momento es fundamental visitar de forma habitual a nuestro dentista u odontólogo, a fin de mantener a raya los niveles bacterianos en nuestra boca. Es interesante someterse a limpiezas profesionales al menos 2 veces al año y llevar un control exhaustivo de los cambios que apreciemos en nuestra boca.

Anticonceptivos y Menstruación

Tanto los anticonceptivos como la menstruación pueden ocasionar cambios en nuestra boca. En el caso de la menstruación, algunas mujeres padecen sangrado justo antes de que comience. Esto se debe al aumento de estrógenos en sangre, que producen un mayor flujo de sangre en las encías, el problema suele remitir cuando la menstruación comienza.

En cuanto a los anticonceptivos – por supuesto hablamos únicamente de los orales – están en su mayoría compuestos por hormonas, lo que también supone un problema en algunos casos, pues producen inflamación en las encías. El principal problema es que si la inflación es muy pronunciada y la ingesta de estos métodos anticonceptivos se alargar en el tiempo, pueden producirse problemas más graves en los tejidos que mantienen los dientes en su posición. Si éste es tu caso, lo mejor es informar cuanto antes a tu dentista.