Osteopatía en personas mayores ¿Cuándo no es recomendable?

Osteopatía en personas mayores ¿Cuándo no es recomendable?

La osteopatía es, según la Organización Mundial de la Salud una medicina alternativa y complementaria de la medicina alternativa. Esta se le atribuye un gran valor en el tratamiento e incluso prevención de una variada gama de afecciones.

Y aunque la osteopatía ha logrado una sólida reputación en algunos países, y si bien es recomendable para todo tipo de personas, hay ocasiones en que la osteopatía puede presentar algunos riesgos o contraindicaciones. ¿Sabes cuándo no se recomienda la osteopatía?

Osteopatía en el adulto mayor ¿en segura?

En general, cuando se habla de contraindicaciones de la osteopatía, el grupo de personas a las que se suele hacer referencias es a niños muy pequeños, mujeres embarazadas y adultos mayores. En estos últimos nos enfocaremos en adelante, pero, antes, necesitas comprender que la osteopatía, no es similar a la fisioterapia, son ámbitos terapéuticos muy diversos.

  • Antes de aplicar cualquier tratamiento de osteopatía es necesario hacer un análisis previo para conocer la salud general del paciente. Conocer alguna afección previa, como osteoporosis, diabetes, cardiopatías, hipertensión, entre otras. Este tipo de enfermedades el osteópata ha de tenerlo en cuenta antes de aplicar cualquier tratamiento.
  • En general, cuando se habla de aplicar la osteopatía al adulto mayor, cuando se hace el análisis previo de la salud del paciente, y el tratamiento lo lleva a cabo un osteópata profesional, no hay de qué preocuparse.

¿Cuándo está contraindicada la osteopatía en el adulto mayor?

La osteopatía engloba una serie de técnicas manuales que cuando hay una afección previa, pueden ser contraindicadas. En general estas técnicas se enfocan hacia la manipulación del tejido blando y en las articulaciones, es por eso que el estudio previo del paciente es de tanta importancia. 

Cada tratamiento de osteopatía es personalizado, pero, es importante que los adultos mayores tengan especial cuidado con estos tratamientos, cuando presentan enfermedades como:

  • Osteoporosis, esta enfermedad está caracterizada con la fragilidad ósea, es por ello que antes de tratar a un paciente de osteoporosis, con osteopatía, se debe considerar la fragilidad de los huesos de este.
  • Procesos infecciones, ya sea un adulto mayor, o cualquier otra persona, es importante que dicha infección se trate antes de iniciar el tratamiento.
  • Insuficiencia circulatoria, la osteopatía manipula los tejidos blandos, en caso de insuficiencia circulatoria, es importante analizar los pros y contras que este tipo de tratamiento puede generar.
  • Afecciones tumorales, en estos casos, en general, la osteopatía está contraindicada.

En general la osteopatía no es recomendable en adultos mayores cuando hay afecciones como las ya mencionadas. No solo se trata de la edad, sino de la salud integral de este, y el osteópata debe hacer un análisis previo detallado, para evitar cualquier resultado contraproducente.