Prevención de las caídas en personas mayores

A medida que envejecemos, a menudo nos cuesta más mantener el equilibrio al caminar o realizar tareas sencillas. Algunas personas mayores que ya han padecido caídas sienten miedo a realizar determinados movimientos e incluso se vuelven más sedentarios debido a este problema. Si bien es cierto que existen multitud de factores que pueden contribuir a la pérdida de equilibrio, el sedentarismo y la falta de tono muscular es una de las principales causas de estas caídas. La fisioterapia puede ayudar en estos y otros casos. Hoy, desde Clínica Mejórate, haremos un repaso por las principales causas de estas caídas y cómo la fisioterapia puede ayudar a los mayores a encontrar el equilibrio perdido.

Debilidad muscular y pérdida de elasticidad en las piernas

El proceso natural de envejecimiento conlleva una pérdida progresiva del tono muscular, siendo más difícil mantener la tonicidad. Sin embargo, la dimensión de la pérdida depende tanto de nuestro estilo de vida, como del empeño que pongamos en mantenernos activos. La fisioterapia puede ser de gran ayuda en estos casos, ya que existen numerosas técnicas que nos ayudarán muscularmente –aumentando nuestra fuerza-, así como mejorando la elasticidad de ligamentos y articulaciones.

Higiene postural

La forma de sentarnos, dormir o caminar son claves en el desarrollo de nuestro cuerpo durante toda la vida. La higiene postural es la encargada de ayudarnos a conocer aquellas posiciones que debemos adoptar en cada momento de nuestro día a día. Es sorprendente la cantidad de dolores y problemas causados por desconocer estos hábitos tan sencillos como saludables. La higiene postural se vuelve más importante si cabe en personas mayores, ya que ayuda a mantener la confianza y el buen paso al caminar, así como a no padecer problemas asociados a malas posturas, muy frecuentes en esta etapa de la vida.

Equilibrio

Si bien es cierto que existen multitud de factores que pueden hacernos proclives a caídas al caminar, no es menos cierto que la fisioterapia puede ayudarnos con ellas. Algunos casos de mareos o vértigos están relacionados con problemas en nuestro cuello y oído. La fisioterapia puede ayudar en los casos de cuello, espalda, etc, así como tonificando el cuerpo para que el mareo, en caso de sufrirlo, sea soportable. Si su problema es de oído, la osteopatía craneal también puede aliviar determinados problemas relacionados con la musculatura de la mandíbula y la articulación temporomandibular. Incluso en casos de Parkinson o accidentes cerebrovasculares, la rehabilitación fisioterapéutica puede conseguir mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Bajadas de tensión

Cuando al ponernos de pie sentimos un desvanecimiento o mareo, estamos siendo víctimas de la hipotensión postural. No se asuste, este fenómeno es muy común y puede padecerlo cualquier persona, con independencia de su edad. Si bien es cierto que puede deberse a anemias u otros problemas, en personas mayores este fenómeno está a menudo asociado a la pérdida de tono del sistema cardiovascular. Visitando la consulta de un fisioterapeuta pueden reducirse los efectos de la hipotensión postural. Así que tiene miedo a caer por esos desvanecimientos al levantarse, no dude en visitar a un fisioterapeuta.

Miedo

Como comentábamos al inicio de este artículo, son muchas las personas que agravan el problema tratando de evitarlo. Cuando una persona ha sufrido una caída, a menudo piensa que moverse menos es la solución perfecta. Este es un grave error que conlleva otra serie de problemas asociados. Ponerse en manos de un fisioterapeuta profesional ayuda a recuperar no sólo la tonicidad de nuestros músculos y articulaciones, sino también la confianza necesaria para recuperar una vida activa y sin miedos.