Problemas de ciática

La ciática se define como el dolor o las molestias asociadas al nervio ciático, que es el nervio de mayor volumen y longitud del cuerpo humano. Pudiendo lesionarse en cualquier punto de su extensión, es frecuente que se produzcan problemas en este nervio tras la salida del canal vertebral, ya sea por contracturas musculares o por hernias discales.

Hernias discales

La causa más común de problemas con el nervio ciático se produce por hernias discales. Las hernias consisten en el prolapso de uno o varios discos intervertebrales. Los discos están rellenos de una especie de gel; un esfuerzo excesivo, unido a una mala higiene postural, puede producir protuberancias en estos discos e incluso su rotura. El resultado es la irritación del nervio ciático que provoca una serie de síntomas muy característicos: dolores que varían entre leves y muy intensos y agudos, unidos a espasmos musculares en brazos o piernas, hormigueos, debilidad muscular, entumecimiento, etc. Dependiendo de la localización de los discos afectados, los síntomas puede manifestarse en las extremidades superiores –lo que a menudo supone problemas cervicales-, o en las piernas –problemas en las vértebras lumbares, siendo el lumbar el más común.

Para diagnosticar este problema se requiere una historia clínica detallada por parte del médico que incluya la duración y naturaleza de los síntomas, así como la acción o evento que causó la aparición del dolor. Después se evalúa la función neurológica con test de fuerza, sensibilidad y reflejos en las piernas. En casos graves, este tipo de hernias pueden llegar a afectar el funcionamiento del intestino y la vejiga, lo que hace más urgente la intervención médica.

Si el dolor persiste durante semanas, se pueden tomar radiografías que evalúen los cambios en la columna y pelvis, que descarten otras causas como infección o tumor. Por último, como parte del procedimiento diagnóstico, puede utilizarse la tomografía computarizada, que obtiene imágenes del cuerpo humano de forma transversal y que permite evaluar la columna vertebral y los discos intervertebrales con mayor detalle.

Síndrome piriforme

Los espasmos musculares también pueden causar problemas con el nervio ciático mediante la compresión del nervio, cuando este viaja a través de nuestros músculos. Uno de estos tipos de manifestación es el síndrome piriforme, en el que la contracción del músculo piramidal o piriforme irrita el nervio ciático.

Los síntomas de este problema son dolor en la zona de los glúteos, entumecimiento y debilidad de la parte posterior del muslo, el pie o la pantorrilla. La mayoría de pacientes reportan un aumento del dolor al subir escaleras, caminando o corriendo o después de un período prolongado en el que se ha estado sentado.

A menudo ocurre que este tipo de problema se confunde con hernias discales o problemas lumbares. El principal problema es el difícil diagnóstico de este tipo de síndrome. El hecho de que el músculo piramidal se encuentre profundamente dentro de la nalga provoca que a menudo se diagnostique este problema por exclusión de otros.

Dado que en la mayoría de ocasiones los dolores relacionados con el nervio ciático se producen por hernias discales, un buen síntoma que podría indicar un problema en el músculo piriforme es la ausencia en este síndrome de dolor de espalda.