Problemas de espalda más comunes

Hoy, desde Clínica Mejórate, hacemos un repaso por algunos de los principales problemas de espalda que presentan muchos de nuestros pacientes. Concretamente nos centraremos en tres: el sobreesfuerzo muscular, los esguinces y luxaciones, y las hernias discales. Si bien es cierto que existen importantes diferencias entre ellos, su resultado para el paciente suele ser el mismo, a saber, grave dolor en la espalda o las articulaciones.

Si usted cree que padece alguno de estos problemas, no dude en consultar lo antes posible con su médico acerca de sus inquietudes. En Clínica Mejórate conocemos bien estas dolencias y somos expertos en su tratamiento. Visite también nuestra web: www.clinicamejórate.com y si lo necesita, estaremos encantados de atenderle.

Sobreesfuerzos musculares

Los sobreesfuerzos musculares en la espalda son el resultado de un trabajo desmesurado sobre los tejidos blandos de esta parte del cuerpo. Exceso de peso, carga excesiva o una exigencia demasiado continua para nuestra condición física son las principales causas de este problema.

Nuestra anatomía natural es perfecta para actividades de resistencia, sin embargo, hasta la musculatura más fuerte es sensible a la posibilidad de sufrir una lesión en caso de que el esfuerzo sea rápido y explosivo. Hay que tener en cuenta que siempre existirá un punto de ruptura de las fibras de nuestra musculatura dorsal y que las consecuencias de un problema en esta parte del cuerpo puede reducir drásticamente nuestra movilidad durante un período prolongado.

Especialmente peligroso es el ejercicio repetitivo sin la correcta supervisión. A menudo en gimnasios se hace hincapié en una zona concreta del cuerpo, tratando de ganar musculatura de forma exageradamente rápida. El resultado suele ser una visita al fisioterapeuta en busca de consejo para aliviar el dolor producido por este exceso.

Debe encontrarse un punto medio entre el entrenamiento deportivo que logre esculpir nuestra musculatura y el exceso, cuyo resultado puede conllevar un mes doloridos o incluso dolor crónico.

Hernias discales

Las hernias discales pueden darse tanto en la zona lumbar, donde son más comunes, como en las cervicales, es decir, en la zona alta de la columna. Sus consecuencias son distintas dependiendo en la zona afectada, pero similares en los efectos: dolores agudos en las extremidades. Cuando esta afección se produce en la zona cervical, los síntomas que acompañan a las hernias discales son el hormigueo de hombros, cuello, brazos o manos; mientras que cuando se producen en las vértebras lumbares es muy característico el entumecimiento de una o ambas piernas y dolores agudos en gemelos, glúteos, etcétera.

Dependiendo de la degeneración de los discos intervertebrales afectados el problema tendrá menor o mayor gravedad. La primera fase es una ligera degeneración del disco que puede derivar en un prolapso, más tarde en una extrusión y en los casos más graves, el disco queda secuestrado, es decir, el núcleo del disco queda fuera y se aloja en el canal medular.

Esguinces y luxaciones

Al igual que ocurre con el resto de las articulaciones de nuestro cuerpo, la columna también es una articulación, bueno, para ser más exactos, la columna se compone de nada menos que de 26 articulaciones de los cuerpos vertebrales.

Por eso, la espalda también puede ser víctima de esguinces y luxaciones que si no son tratados de forma rápida y adecuada pueden derivar en problemas crónicos y/o de gravedad. El principal problema para los profesionales es que resulta muy difícil hacer una detección específica acerca de si el problema es muscular o un esguince, pues las pruebas normales no son capaces de mostrar la diferencia a los profesionales. No es el caso de las luxaciones, en las cuales aparece una mayor distancia entre los huesos que puede poner sobre aviso a los especialistas.