Todo lo que necesitas saber sobre las varices

Todo lo que necesitas saber sobre las varices

Probablemente ya sabe que las varices son esas venas retorcidas y agrandadas que pueden aparecer en la parte inferior de las piernas. Es posible que ya hayas notado que las venas varicosas también son extremadamente comunes.

La verdad es que las venas varicosas pueden convertirse en un problema más grave si no se tratan. Si bien no existe una cura para las venas varicosas, hay tratamientos que reducen su apariencia y disminuyen el riesgo de complicaciones de estas venas poco atractivas y disfuncionales.

¿Cuál es la causa de las varices?

Aunque es difícil determinar la causa exacta de las varices, la mayoría de los profesionales médicos coinciden en que pueden aparecer cuando la sangre comienza a fluir en la dirección equivocada, lo que se conoce como reflujo venoso.

Cuando esto sucede, las venas sanas recogen la holgura, lo que lleva a un permanente y visible giro de las venas superficiales. Las venas varicosas no ayudan a ninguna función de circulación.

  • Debido a que el embarazo aumenta la presión sobre las venas de las piernas en combinación con las fluctuaciones hormonales, algunas mujeres desarrollan temporalmente venas varicosas durante el transcurso del embarazo.
  • El sobrepeso puede ser un factor en el desarrollo de las varices.
  • Estar de pie durante demasiado tiempo puede aumentar el riesgo de desarrollar venas en las piernas
  • Las várices pueden ser hereditarias, si tienes antecedentes familiares, es probable que las desarrolles en el futuro.

Síntomas de las varices

Además de la aparición de venas abultadas y retorcidas, las várices de color oscuro o morado a veces pueden causar otros síntomas. Por ejemplo, algunas personas, aunque no todas, experimentan una sensación de dolor o pesadez en las piernas.

  • Ardor, punzadas, calambres o hinchazón de la parte inferior de las piernas, empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo, picor cerca de una de las venas y decoloración de la piel cerca de una vena puede ocurrir.

Prevención y tratamiento de las várices

Aunque no puedes prevenir completamente las varices, puedes reducir el riesgo de desarrollar estas antiestéticas venas:

  • Haciendo ejercicio.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar las medias ajustadas y los tacones altos.
  • Elevar las piernas para permitir que la sangre drene de la parte inferior de las piernas.
  • Cambiar su posición frecuentemente.

Estas mismas medidas también pueden ayudar a tratar las venas varicosas una vez que se desarrollan. Sin embargo, a veces estas medidas no son suficientes para reducir la apariencia y los efectos de las várices. Afortunadamente, los médicos especialistas en venas ofrecen una amplia variedad de tratamientos para las várices

El tratamiento comienza con una evaluación completa de tus venas. Esta evaluación puede incluir el uso de ultrasonido dúplex, una tecnología que utiliza ondas de sonido para crear una imagen de tus venas.

Los tratamientos de las venas varicosas de hoy en día son mínimamente invasivos y no requieren una estancia de una noche en un hospital. Estos tratamientos incluyen la ablación endovenosa con láser que utiliza la energía lumínica de un láser, y otros tipos de ablación que utilizan calor o sustancias químicas para cerrar las venas enfermas.

Las venas varicosas son más que un asunto cosmético

Aunque las varices pueden tener un aspecto desagradable, también pueden presentar graves riesgos para la salud. La mayoría de las venas varicosas tienen efectos secundarios mínimos, pero los casos no tratados pueden provocar llagas, úlceras en la piel, hemorragias, coágulos de sangre y trombosis venosa profunda.

El ejercicio promueve la salud de las venas a largo plazo

Las actividades físicas como caminar, nadar y subir escaleras mejoran la circulación. Cuando la sangre fluye sin restricciones, es menos probable que las venas experimenten la presión que causa las irregularidades venosas.