Hemorroides

Desde hace mucho tiempo han ido apareciendo  tratamientos alternativos a la cirugía para enfermedades como las hemorroides y las fisuras, que son las más comunes del ano. Algunos de ellos han sido modas pasajeras, pero otros han conseguido demostrar su eficacia y mejorarla con el paso del tiempo. Hoy día estamos en condiciones de ofrecer una solución eficaz, sin cirugía, sin ingreso, sin dolor, sin baja laboral y asequible, para la mayoría de los pacientes que las sufren.

Para quitarse unas hemorroides ya no es necesario operarse ni soportar una tortura en la convalecencia. Los nuevos métodos de tratamiento consiguen resultados brillantes. Este gran avance se debe a un gran cambio de estrategia

Los métodos que han demostrado ser eficaces para quitarlas. son los conocidos como Banda Elástica, Esclerosis y Electro-fulguración. Administrándolos correctamente, se consigue un control completo, incluso en casos bastante avanzados. El tratamiento ha de ser prolongado con un periodo suficientemente largo de revisiones, hasta estar seguros de que la respuesta será permanente.

Nuestros tratamientos

En una primera consulta informativa gratuita valoramos su caso, confirmamos el diagnóstico, planificamos el tratamiento y se lo presupuestamos a “precio cerrado” para evitar sorpresas finales.

Nuestra completa seguridad en nuestros tratamientos nos permite ofrecer a nuestros pacientes una garantía sobre el resultado. Aseguramos la rentabilidad de una inversión que, aunque no la cubren compañías aseguradoras ni Seguridad Social, ampliando el tratamiento tanto como sea necesario sin incrementos en el precio.

 

¿Hemorroides, qué son y qué opciones de tratamiento son las más efectivas?

Las hemorroides son el resultado del aumento de la presión sobre las venas en el área pélvica y rectal. A medida que aumenta la presión, la sangre se acumula en las venas y hace que se hinchen, las hemorroides internas se forman porque las venas se hinchan dentro del canal anal, mientras que las hemorroides externas son el resultado de que las venas se hinchen cerca de la abertura del ano.

Finalmente, las venas hinchadas estiran el tejido circundante y se desarrollan hemorroides.

¿Cuáles son las causas de las hemorroides?

Las causas de las hemorroides son diversas, pero entre las más frecuentes se pueden encontrar:

  • Estreñimiento: esto puede deberse a una falta de fibra en la dieta, o posiblemente a medicamentos como los suplementos de hierro que se encuentran comúnmente en las vitaminas de venta libre.
  • Herencia: las hemorroides tienen un componente hereditario, es decir, pueden padecerlas padres e hijos.
  • Falta de fibra en la dieta: la fibra dietética, como las frutas y verduras frescas, es esencial para prevenir el estreñimiento y los problemas ano-rectales.

Se recomiendan 25-30 gramos de fibra por día, lo que equivale a tres cucharadas de germen de trigo sin procesar (semilla de psyllium).

  • Falta de líquidos en la dieta: también se recomienda alrededor de 2 litros diarios para mantener un colon saludable.
  • Embarazo y trabajo de parto: los cambios hormonales durante el embarazo aumentan el flujo sanguíneo en la pelvis y relajan los tejidos, mientras que el crecimiento del feto aumenta la presión sobre los vasos sanguíneos.

Durante el parto, pueden desarrollarse hemorroides debido a la intensa presión sobre el área anal mientras empujan para dar a luz al bebé.

  • Condiciones médicas: por ejemplo, la enfermedad cardíaca y hepática a largo plazo puede hacer que la sangre se acumule en el abdomen y el área pélvica, agrandando las venas.


¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides?

  • Sangre roja brillante que cubre las heces, en el papel higiénico o en la taza del inodoro.
  • Irritación o picazón frecuente en el área anal.
  • Dolor intenso y frecuentes molestias.
  • Hemorroides que sobresalen del ano (prolapso).
  • A veces, la sangre se acumula en una hemorroide externa y forma un coágulo (trombo), lo que produce dolor, hinchazón e inflamación.


¿Cuáles son los tratamientos?

Puedes usar las siguientes sugerencias para evitar que las hemorroides empeoren o para aliviar sus síntomas.

  • Come una dieta rica en fibra o suplementos de fibra.
  • Usa toallitas húmedas u otras toallas prehumedecidas para limpiarse después de defecar.
  • Usa jabones que no contengan perfumes ni colorantes.
  • Toma analgésicos de venta libre, como el acetaminofen que ayudan a aliviar el dolor.
  • Toma un baño de asiento, llena tu bidé con suficiente agua tibia para cubrir el área anal. Haz esto varias veces al día, especialmente después de haber defecado. Remojar durante unos 15 minutos a la vez.

Si tus hemorroides persisten, tu médico puede recomendar la eliminación de las hemorroides, en general estos procedimientos se pueden usar para eliminar o reducir el tamaño de las hemorroides internas, estos procedimientos incluyen:

  1. Ligadura con banda elástica.

Se coloca una banda elástica alrededor de la base de las hemorroides dentro del recto, la banda interrumpe la circulación y la hemorroide se seca en unos pocos días. Las bandas generalmente son bien toleradas, el paciente puede experimentar calambres leves durante 24 a 48 horas.

  1. Inyección de escleroterapia.

Se inyecta una solución química alrededor del vaso sanguíneo para reducir la hemorroide. Esta inyección puede que no cause dolor o genere pequeñas molestias, pero, puede ser menos efectiva que la ligadura con banda elástica.

  1. Coagulación infrarroja.

Un dispositivo especial se usa para quemar el tejido hemorroidal con luz infrarroja, causan que las hemorroides internas se endurezcan y se sequen. Este método tiene menos efectos secundarios, pero es menos efectivo que la ligadura con banda elástica.

Si los métodos anteriores no son exitosos o si tiene hemorroides grandes, tu médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico.

La prevención de las hemorroides es posible manteniendo las heces blandas, haciendo ejercicio regularmente, comiendo una dieta alta en fibra, bebiendo muchos líquidos; evita esforzarte al defecar y evita sentarte durante largos períodos de tiempo, especialmente en el inodoro.