Trucos para evitar las varices

Si en anteriores entradas nos preguntábamos por qué surgen las antiestéticas varices de manera prematura, esta semana, en Clínica Mejórate, queremos ofrecer una serie de consejos prácticos para evitar su aparición. Lo cierto es que nadie tiene una varita mágica que pueda prevenir las venas hinchadas en nuestras piernas, pero existen una serie de consejos o hábitos que podemos seguir para retrasar al máximo su aparición.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que las varices tienen, en muchas ocasiones, un origen genético. No podemos luchar contra nuestros genes y, antes de frustrarnos, debemos ser conscientes de que, afortunadamente, la ciencia médica pone actualmente a nuestra disposición excelentes tratamientos con los que podemos hacer desaparecer esas incómodas venitas para siempre.

En concreto, Clínica Mejórate combate las varices con tecnología de última generación, lo que le permite ofrecer a sus pacientes los mejores resultados. Se trata de lo último en dispositivos médicos para mejorar la función del aparato circulatorio, una innovadora técnica que permite realizar la intervención sin necesidad de cirugía, lo que permite una intervención sin anestesia.

La técnica es tan sencilla que no requiere de ingreso en el hospital y, de esta forma, el paciente puede retomar su día a día sin complicaciones y sin sufrir molestias o dolores, recuperando la buena circulación de las extremidades inferiores, prácticamente, de manera inmediata, así como el buen aspecto de sus piernas.

Si todavía no han hecho acto de presencia, existen una serie de pautas básicas para prevenirlas y, al mismo tiempo, evitar que vayan a peor. Por supuesto, mantener un estilo de vida sano y activo, así como realizar media hora de ejercicio diario es fundamental para el bienestar integral tanto de nuestras extremidades inferiores como del conjunto de nuestro organismo.

 

  • Es fundamental no permanecer de pie ni sentado durante periodos de tiempo muy largos. Si está sentado, delante del ordenador, levántese cada hora unos minutos, camine y mueva las piernas. Esto le ayudará a evitar la tensión y reactivar el flujo sanguíneo.
  • Evite cruzar las piernas si permanece sentado, especialmente si llevamos ropa muy ajustada o calzado con tacón.
  • Intente guardar la línea. El sobrepeso dificulta la correcta circulación sanguínea y puede acelerar la aparición de varices. Desarrollar hábitos alimenticios saludables, evitando los alimentos con alto contenido calórico y bajo contenido nutricional es esencial. Asimismo, incluya en su dieta alimentos ricos en fibra, ya que algunos estudios sugieren una relación entre las dietas bajas en fibra y el desarrollo de venas varicosas. La fibra contribuye también a reducir el colesterol y puede reducir la presión arterial.
  • Reduzca el consumo de sal. Además de ayudarnos de manera significativa a incrementar nuestro peso, la sal produce retención de líquidos en nuestro organismo, lo que se materializa en hinchazón y sensación de pesadez. Está comprobado que reducir el consumo de sal puede ayudar a bajar la inflamación en las venas varicosas.
  • Consulte al especialista sobre el uso de las denominadas ‘medias de compresión’, que contribuyen a evitar que la sangre se estanque.
  • Realice sencillos ejercicios en reposo. Eleve las piernas mientras está sentado o acostado, manteniéndolas levantadas unos segundos. Realice varias series para que el ejercicio estimule la circulación de la sangre en sus extremidades inferiores.
  • No use ropa ajustada, especialmente si de tratan de pantalones o faldas que oprimen la cintura o prendas que constriñan las ingles o los muslos.
  • Deje de fumar. Los estudios médicos han demostrado que la hipertensión arterial asociada con fumar también acelera la aparición de las varices. Fumar también está asociado con la conocida como ‘insuficiencia venosa de miembros inferiores’, una patología que se caracteriza por una incorrecta circulación de la sangre en las piernas que puede tener graves consecuencias para la salud.