Varices prematuras: ¿por qué aparecen cada vez antes?

Cada vez son más las mujeres jóvenes e incluso adolescentes, que buscan ayuda profesional para combatir las varices. Se trata de chicas de entre 15 y 30 años que acuden al especialista ante la aparición prematura de venitas o arañas vasculares.

Las temidas varices precoces pueden estar causadas por diversos factores. Sin lugar a dudas, el componente genético suele estar estrechamente relacionados con su aparición. Es importante iniciar cuanto antes un tratamiento y ponerse en manos de profesionales, ya que estas venas dilatadas, que se inflaman y se hacen visibles en la superficie de la piel, pueden causar malestar tanto físico como psicológico (problemas en la autoestima) en las personas que la sufren, tanto mujeres como hombres.

El problema de las varices aparece cuando las válvulas venosas que hacen posible el fluir de la sangre, desde las extremidades inferiores hasta el corazón, dejan de funcionar de manera adecuada. Son el resultado del incremento de la presión en la pared de la vena. Se trata una patología crónica hereditaria que suele surgir a edades tempranas y que, actualmente, tiene un tratamiento eficaz e indoloro.

Tecnología de última generación

Desde Clínica Mejórate combaten las varices con tecnología de última generación que ofrece óptimos resultados. Se trata de lo último en dispositivos médicos para mejorar la función del aparato circulatorio. Esta novedosa técnica permite realizar la intervención sin la necesidad de cirugía, lo que evita la anestesia y el ingreso en un centro hospitalario, de forma que el paciente no sufre ningún dolor y, además, puede incorporarse de manera inmediata a sus obligaciones diarias. El resultado estético es evidente desde el primer día y el paciente recupera la salud de su circulación de manera casi inmediata.

Factores que aceleran los síntomas

Lo cierto es que, aunque se trata de un problema genético, a las consultas cada vez llegan más chicas jóvenes que presentan arañas vasculares, varices y otro tipo de problemas en las piernas asociados con la mala circulación.

Un importante factor a tener en cuenta es la toma de anticonceptivos orales. Cuando este tipo de tratamientos hormonales se siguen sin la adecuada supervisión médica, pueden aparecer efectos secundarios adversos, especialmente, sobre las mujeres más jóvenes. Por esta razón, algunas chicas menores de 20 años presentan, hoy en día, cuadros de varices más propios de mujeres de 50.

El estilo de vida es otro factor desencadenante del problema. El tabaquismo perjudica de forma significativa la circulación sanguínea, lo que, en muchos casos, se materializa en la aparición de venas varicosas prematuras. Una mala alimentación, rica en grasas saturadas y bebidas alcohólicas, así como el sedentarismo, juegan también en contra de la salud de nuestras piernas. El estrés es otro enemigo al que debemos controlar para no empeorar los síntomas.

Por último, el embarazo es otro de los principales factores a tener en cuenta. En concreto, se estima que entre un 10 y un 20 por ciento del total de mujeres embarazadas reportan la aparición de varices o arañas vasculares debido al aumento de la presión sanguínea. Otras circunstancias, como pasar muchas horas de pie o padecer obesidad también pueden desencadenar su aparición.

Ya sea por una cuestión de estética como para combatir el malestar físico (piernas cansadas y doloridas o problemas en la piel), acabar con las venas varicosas con óptimos resultados es posible, actualmente, gracias a sencillos tratamientos, aptos para mujeres de todas las edades. Un estilo de vida sano y equilibrado, así como ponerse en manos de profesionales de la salud, son dos requisitos fundamentales para conseguir los mejores resultados. ¡Hasta la semana que viene!.